martes, 14 de diciembre de 2010

caldo de carne

El otro día mi madre me llamó diciendo que me había guardado unos cuantos huesos de espinazo de cerdo, lo cual me vino muy bien para hacer caldo.

Una vez que me pongo, aprovecho para hacer unos cuantos litros, así puedo tener congelado y utilizar en diferentes ocasiones.




1 kg espinazo de cerdo
1 kg gallina
300 gr punta de jamón serrano
1 puerro
2 zanahorias
6 granos de pimienta negra
6 l de agua





Dejar los huesos y la gallina en agua fría con un poco de sal durante 30’ para que se limpien de impurezas y sangre. Cambiar el agua un par de veces.

Meter al horno los huesos y la gallina, 200º, modo ventilador, 30’. Pasado este tiempo añadimos el puerro y las zanahorias y lo dejamos otros 10’. Con esto se consigue que el caldo tenga más de color y un sabor más intenso, ya que la carne se habrá dorado un poco y habrá sacado jugos antes de cocer.

Poner el conjunto sacado del horno en un puchero con agua fría al fuego. Añadir el jamón y los granos de pimienta. Dejar que hierva suavemente durante 2-3 h. Durante este tiempo irá subiendo espuma a la superficie, retirarla para que el caldo se vaya haciendo más limpio.

Una vez pasado el tiempo, retirar del fuego y dejar reposar 30’. Colar el caldo pasándolo por un paño fino puesto en colador.

Guardar los trozos de carne y verdura, que picados se pueden utilizar como acompañamiento al caldo.

Para quitar toda la grasa del caldo, dejarlo enfriar, meter en el frigorífico y la grasa subirá a la superficie quedando compacta, así se puede retirar con facilidad y quedará totalmente desgrasado.

Este caldo sirve tanto para tomar solo, para hacer sopas como para fondos de salsas.

Puedes ver las fotografías del paso a paso en Ay Inesita

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar un comentario. :)

Los comentarios de publicidad u ofensivos serán eliminados.